De otro ciudadano que sólo puede creer en sí mismo.

Ciudadano Fer

Esta semana, una de las personas que más he admirado en toda mi vida, admitió haber consumido sustancias ilegales para mejorar su rendimiento en el deporte; me refiero señoras y señores al ex-ciclista estadounidense Lance Armstrong. ¿Por qué lo admiraba? Bueno, para el que no sabe quién es Armstrong les contaré un poco sobre él. Fue (y digo fue porque aparte de que ya se retiró, ha sido suspendido de por vida de poder participar en cualquier competencia deportiva) un ciclista, creíamos muchos, excepcional. Después de que se le detectó un cáncer testicular en 1996 (apenas a sus 25 años de edad) que había hecho metástasis en el cerebro y los pulmones, y que además trajo como consecuencia la extirpación de uno de sus testículos, Lance se recuperó de manera estoica y continuó compitiendo para ganar varios títulos. Sin embargo, lo que le hizo ganarse la admiración y el respeto…

Ver la entrada original 554 palabras más

Anuncios